Alquilar equipos informáticos, una excelente opción

Comprar ordenadores o servidores suele ser una inversión elevada para una pyme que está empezando. Para estos casos, el renting tecnológico puede ser una respuesta acertada.

Las empresas, independientemente del tamaño o sector de actividad, precisan equipos informáticos para funcionar, tanto si es un simple ordenador de sobremesa o un servidor, pasando por soluciones de conectividad, impresión o proyección, siendo una de las partidas en cuanto a presupuesto de mayor importancia cara a fundar un nuevo negocio o mantener con vida el actual.

Para buena parte de las pymes afrontar el elevado coste inicial es una barrera de entrada tan grande que puede dar al traste con los planes de desarrollo, llegando a afectar a la propia viabilidad de la propia compañía. Esta situación, se antoja más problemática en un país como el nuestro, donde buena parte de las empresas son pequeñas o medianas, por lo que han nacido nuevas opciones que hacen posible que este tipo de empresas pueden tener los dispositivos tecnológicos que necesitan, pero a menor coste. El renting es la solución.

Hablamos de una opción que en el Reino Unido utilizan del orden del 34,2% de las empresas, lo que supone la incorporación del equipamiento informático sin tenerlo en propiedad, pues se firma un contrato con un proveedor de servicios que al final es el verdadero dueño de los dispositivos, aunque hay modelos como el leasing, donde puedes comprar el equipamiento pasado un determinado plazo de tiempo. La opción solo es buena cuando los dispositivos son de elevado coste donde compense al comprar por encima de la lógica devaluación natural por parte del equipo.

Este contrato tiene un alquiler, el cual puede ser mensual, trimestral o anual, donde se fijará la forma de pago en cuestión, además del coste fijo o el pago por uso. En este documento también se va a especificar a cargo de quien va a correr el mantenimiento y los suministros, caso del tóner de impresión durante el alquiler, algo que suele asumirlo el propio proveedor.

Las ventajas fiscales y flexibilidad del renting

El renting tiene grandes ventajas fiscales para las compañías. Aunque la compra de bienes informáticos necesarios para el negocio se pueden deducir en la declaración del IVA, este se hace solo cuando se compra. En el caso del alquiler de tecnología puedes desgravarte el impuesto en todos los trimestres de la actividad, pues ayuda a cuadrar mejor las cuentas de manera prolongada.

Otra de las ventajas que tiene el renting de equipos informáticos es que podemos adaptarnos de manera más flexible a las necesidades que tengamos a nivel particular. Esto hace que se puedan firmar acuerdos de alquiler anuales o por plazos mayores y menores. Esto puede incluso solo para picos de trabajo puntuales, según lo que mejor nos convenga.

Está claro que los precios que se paguen en los contratos de menor duración van a ser mayores que cuando se compromete uno a un alquiler mayor. A cambio vamos a poder desprendernos del coste con total libertad.

No es solo cuestión de flexibilidad para cancelar el alquiler de un dispositivo que no necesitamos, también de la flexibilidad para actualizar y mejorar nuestro equipamiento informático. Siempre hay que pensar que cuando compremos un ordenador o servidor, vamos a tener que contar con un gran periodo de amortización antes de pensar en cambiarlo. En el caso del alquiler es posible optar por pedir un portfolio nuevo de dispositivos antes de cerrar el contrato o de cambiar de proveedor a uno que pueda ofrecernos las soluciones de vanguardia que podamos necesitar.

Msiete es una empresa española que lleva año de experiencia en este ramo y que tiene equipos de primeras marcas y una reconocida fama por las opciones de lo más flexibles y su profesionalidad.

Al final las empresas lo que buscan son equipos fiables y que se proporcionen todos los servicios para que el tema tecnológico esté solucionado y así no tener que hacer más inversiones, algo que en los primeros momentos de la empresa que comienza es especialmente duro. De todas formas, también existen empresas que se acostumbran a alquilar sus equipos y una vez que prueban este sistema lo ponen en marcha. Todo depende de lo que busques y de las posibilidades que tengas.