El gorro y el delantal, dos imprescindibles en toda cocina

El gorro y el delantal son dos imprescindibles a la hora de trabajar en una cocina, ya que el primero ayuda a los trabajadores y trabajadoras a recoger el sudor, provocado por el calor generado por el fuego a la vez que evita que se puedan caer pelos en los platos que habrán de servirse a los consumidores y consumidoras. El segundo, previene las salpicaduras en el resto del vestuario, por lo que es necesario elegir uno de buena calidad, preferiblemente de algodón, fresco y confortables, que le permita hacer su trabajo y moverse con total facilidad, a la vez que ofrece un aspecto de lo más profesional.

La empresa Sregalo.com, ofrece la mejor selección de delantales Roly, perfectos para desempeñar el trabajo del o de la chef, o del resto de los empleados de un establecimiento hostelero, sin la mayor dificultad, totalmente confortable y adaptado totalmente a las necesidades que una actividad así exige.  En Sregalo están especializados en la distribución de textil publicitario, ropa laboral y regalo de empresa, a cualquier punto de la península, con o sin grabación. Además, cuentan con la más moderna tecnología en maquinaria, lo cual les permite acometer cualquier tipo de trabajo, dando así una mayor calidad y rapidez en todos sus servicios. Entre ellos destacan:  serigrafía textil automática, embolsadora textil automática, bordadora, tampografia, planchas automáticas, fresadora, termoimpresión, ploter digital…

Y es que es fundamental el poder contara con una ropa de trabajo de calidad y adecuada para el tipo de actividad a realizar, ya que es la única manera de poder hacerlo en condiciones de seguridad y eficazmente, con total libertad de movimientos y manteniendo una temperatura constante en nuestro cuerpo.

Llevar ropa de trabajo adecuada es fundamental

Puede que no te encuentres demasiado atractiv@ con tu ropa laboral,  pero lo cierto es que llevar uniforme al trabajo tiene muchas ventajas. Veamos a continuación alguna de ellas:

En primer lugar, permite trabajar en condiciones de seguridad e higiene, como ya comentamos, sobre todo cuando se trata de realizar actividades en contacto con suciedad o que por sus características puedan resultar peligrosas.

Además, el empleado o empleada bien uniformados ofrecen una mayor visibilidad para el cliente o clienta, identificando al personal con la empresa y mejorando la imagen del local, y relacionándolo inmediatamente con unos determinados valores.  También favorece el trabajo en equipo y el compañerismo, ya que elimina las diferencias.

Ofrece además, una mayor comodidad que la ropa de calle, que ya la ropa de trabajo está adaptada a las necesidades de cada profesión en particular, esto beneficia, sin duda, la producción y la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Llevar un uniforme permite al empleado o empleada disponer de una ropa cómoda y adecuada, sin necesidad de estropear la suya propia, lo cual supone un importante ahorro económico. Por su parte, la empresa ha de proporcionarles una ropa de trabajo de calidad y adaptada a las necesidades de cada puesto.

Por último, llevar ropa de trabajo protege al trabajador o trabajadora de su responsabilidad ante posibles daños que, por motivos de su actividad, pudiera haber originado, y los clientes y clientas sabrán a quién tienen que dirigirse para solucionar un determinado problema.