Imprescindibles en una buena cocina

Cuando nos disponemos a montar una cocina y proveernos de todo lo necesario llega el peligroso mundo de las tiendas de accesorios y utensilios de cocina, con sus atractivos diseños y elementos decorativos. Así corremos el riesgo de que el gasto se nos dispare y de comprar cantidad de cosas que utilizaremos solo en un par de ocasiones.

Generalizar en cuanto a qué utensilios de cocina son necesarios y cuáles prescindibles no es tarea fácil, ya que dependerá sobre todo de lo cocinillas que seamos, de que además de ello nos guste la respostería o de que sea degustadores habituales de vino.

Algo que seguro no puede faltar en ninguna cocina es un juego de cuchillos profesionales con su correspondiente afilador. Es una de las inversiones a las que más partido sacaremos, ya que lo más probable es que hagamos uso de ellos a diario y constituirán un buen gasto a largo plazo. Por eso importante comprar cuchillos de calidad profesional, como los de Cotriben, y después darles un adecuado mantenimiento. Para sacarles mayor rendimiento y alargar su vida es importante que atendamos a las indicaciones del fabricante sobre su uso y utilizar cada uno de ellos para el producto para el que fueron diseñados. El juego de cuchillos se debe completar con unas buenas tijeras.

juego-de-cocina-serie-niza

Otro de los elementos fundamentales en una cocina es el almacenamiento. Especieros organizadores de cubiertos, palas y cuchillos de cocina, armarios con separadores para guardar ollas y sartenes… Las barras imantadas pueden ser muy prácticas para colocar e la vista las cosas que utilicemos a diario, así como los colgadores.

Una tabla sobre la que cortar los alimentos resulta igual de básica. Aunque tradicionalmente se utilizan las de madera, están muy de moda las tablas de cortar metálicas de acero inoxidable como alternativa, ya que la madera absorbe olores y sabores por mucho que la limpiemos.

Un bol para mezclar ingredientes. Preferiblemente de plástico, para que resulte más ligero para moverlo, inclinarlo y realizar acciones sobre él como batir.

El abridor de botellas es otro clásico. Una opción muy práctica es hacernos con uno multiusos que incorpore también abrelatas, sacacorchos… Este utensilio puede ir colgado de la pared, ya que probablemente le daremos mucho uso.

Antes o después, por mucho que nos resistamos a tener otro trasto más en la cocina, necesitaremos una báscula para alimentos o un vaso medidor. Si bien este instrumento no es de uso diario, sí que echaremos mano de él cuando realicemos cualquier receta extraída de una revista, libro o vídeo, para calcular las cantidades de los alimentos.

También es recomendable hacernos con un robot de cocina multifunción. queremos insistir en el término “multifunción”, ya que cuanto más completo sea un aparato, más espacio nos ahorraremos en la cocina y dinero de nuestro bolsillo, ya que con una misma unidad cambiando de accesorios, pero compartiendo el motor, podremos cubrir varias necesidades: batidora, licuadora, picadora… Aunque tengamos la batidora eléctrica es conveniente disponer de unas varillas para batir de forma manual para tareas rápidas en las que no es necesario ensuciar el robot.

Un rallador con varias caras y grosores nos ayudará a agregar condimentos a nuestros platos preparados en el momento: jengibre, ralladura de limón o naranja, queso para la pasta…

Un olla exprés para hacer guisado, sopas y cremas en un tiempo récord y con toda la concentración de su sabor. Junto a ella es básico contar con un escurridor, para escurrir los alimentos hervidos o bien para los que lavemos.

Una sartén plana de buen tamaño para todo tipo de cocciones a la plancha y fritos.

Un fuente de cristal con tapa apta para el horno y el microondas. Nos servirá para cocer, gratinar y cocinar platos sanos al vapor.

Una bandeja para horno para hacer todo tipo de repostería y comidas con masa: quisches, pizzas, hojaldres…

Utensilios para remover y dar la vuelta a los alimentos: cucharón, pinzas, palas, espumaderas, tenedor y cuchara… Se recomienda que sean de plástico en lugar de madera para que no absorban olores ni sabores.

Y ya lo tenemos todo para cocinar. Si queremos añadir algo más a nuestra colección de utensilios, resulta muy práctico también disponer de un wok grill para cocinar los alimentos sin retener grasas ni aceites, un mortero para machacar ingredientes, espátulas de silicona para rebañar y no desperdiciar ni una gota de las salsas que cocinemos…

compra con cabeza y sé práctico, adquiriendo solo aquellos utensilios a los que realmente vayamos a sacar provecho.

 

 

 

Deja un comentario