Comprando un vehículo nuevo

Comprar un vehículo nuevo para muchos supone un gran estrés. No debemos olvidar que es un gasto importante para la economía de la mayoría de las casas y eso hace que le demos innumerables vueltas, el miedo principal es saber si la compra que estamos realizando es la correcta.

No hace muchos meses tuve que pasar por este trance y necesitaba un vehículo bueno  bonito y barato. Al final me convencí por un Skoda Superb familiar, potencia, calidad y un maletero muy capaz en el que casi cabe una casa. En cuanto supe el modelo que quería, solo quedaba saber dónde y buscando en Internet por mi zona vi que Pardo Automoción tenía bastantes buenas opiniones.

Al final me decidí y tenían justo el modelo que quería en gris metalizado, así que el comercial poco trabajo tuvo que hacer, ya que la compra estaba decidida. Lo bueno de este tema, es que además el coche de exposición se podía adquirir a un precio sensiblemente bajo y full equipe, por lo que no lo dudé un momento.

Se portaron muy bien los del concesionario y por el momento las veces que he tenido que ir a pasar las primeras revisiones no tengo queja alguna.

Para que os pase como a mí, que estoy muy contento con mi coche y no tengáis dudas, voy a daros una serie de consejos para que la aventura que supone comprar un coche nuevo tenga menos riesgos.

Consejos para no equivocarse

Hay que ser conscientes de que el coche que vamos a adquirir es uno que se tiene que adaptar a nuestras necesidades actuales, pero también a las futuras. La mayoría de la población suele tener su coche entre 8 y 13 años, por lo que es necesario saber no solo cuáles son tus planes ahora, también en un futuro, como es si ampliarás la familia por ejemplo.

En mi caso ya iba con las ideas claras, pero si vas de concesionarios, no debes creerte todo lo que te diga el vendedor porque como es lógico, solo te van a contar cosas buenas de su producto. Para ello es necesario que leas opiniones sobre el coche, tanto en revistas especializadas como en Internet.

Se debe pensar también el valor que a futuro tendrá el vehículo por si decides venderlo y no quieres perder demasiado dinero en la venta.

Algo recomendable y que es posible realizar es probar el vehículo sin compromiso. Yo ya había probado el coche en el salón del automóvil de mi ciudad, y os lo recomiendo, así te haces una idea más adecuada de cómo es conducir el modelo en cuestión.

A la hora de pagar, no busques lo que pone el catálogo, tienes que intentar buscar el mejor precio para tu vehículo en internet o en la prensa del automóvil. Lo mejor es mirar por Internet varios concesionaros e ir obteniendo varios presupuestos sobre el mismo coche, para así poder ir argumentando los posibles descuentos ante el vendedor.

Preguntar por vehículos en Stock no está de más, el mío, por ejemplo, como ya os dije era de exposición, a veces no se ajustan al preciso color o tienen el equipamiento exacto que quieres, pero pueden tener un precio bastante ajustado que te puede encajar.

Algo que debes tener claro es que los facelift y restyling suelen aparecer dependiendo de las marcas a los 2 o 4 años de haber lanzado el vehículo, por lo que es recomendable intentar comprar siempre el coche más moderno.

Lo mejor es saber en que año se cambiará el modelo, ya que cuanto más se acerque la fecha de compra al momento en el que se va a renovar el modelo, más barato te puede salir el coche. La razón es que tanto fabricantes como vendedores, lo que quieres es ir eliminando el stock de coches antes de que se renueve el modelo.

Si financias o tienen intención de hacerlo, no dejes que te engatusen con sus descuentos, pues en la mayor parte son pequeños si lo comparamos con los intereses que tendrás que pagar.

Por último, lo mejor es pasearse por los configuradores que suelen tener las marcas en sus webs. Así puedes ir estudiando los equipamientos, paquetes que quieres y acabados del modelo que deseas.