La moda urbana ha vuelto con fuerza

Desde que Hawkers lanzó su primera campaña a nivel nacional allá por 2013 no había encontrado ninguna otra marca de recién nacimiento que marcara la diferencia. Lógicamente podríamos hablar de Desigual (aunque fue mucho anterior a Hawkers) o de Boboli (también anterior a Hawkers) como de dos marcas originales, diferenciadoras y con una personalidad propia arrolladora. Sin embargo, aunque muchos han querido copiarlas, nadie ha llegado hasta la cima. Hoy, por fin, me he topado con otra marca con sello propio, de esas que dejan huella, y de nuevo proviene de la provincia de Alicante, se trata de Deef Now.

Esta firma que aún anda en pañales ha nacido pegando fuerte bajo un logo que no deja a nadie indiferente. Se trata de un rostro delineado con diferentes rostros delineados también en su interior, un logo que simula una rosa abierta en plena intensidad.

Todas sus colecciones hablan por sí mismas de actualidad, modernidad, y comodidad pues hablamos de moda urbana muy juvenil que (y aquí viene lo original) está inspirada, completamente, en el mejor merchandising de Alicante y San Juan, con diseños únicos.

La ropa urbana está de moda

Y es que parece que “lo urbano” está pegando fuerte esta temporada. Hemos vuelto a los jeans anchos, cómodos y rotos, a las sudaderas y a las convers, pero también a los shorts elegantes y a las faldas vaqueras.

La ropa urbana está influenciada, sobre todo, por la música, el deporte y el arte más actual pasando a convertirse en el escaparate en el que cualquier diseñador ha de fijarse para crear lo que verdaderamente la sociedad está demandando. Atrás quedaron las creaciones de alta costura, reservadas ahora sólo a unos pocos en determinados eventos, y los tacones de aguja incómodos que destrozan nuestros pies y nuestra cadera. Ahora queremos ir cómodas, mezclar estilos imposibles y acabar llevando un look donde todo vale, siempre y cuando quien lo lleva este a gusto.

Según EfeBlog en el origen de esta tendencia, encontramos a ciertos artistas que han estampado sus creaciones en camisetas exclusivas consiguiendo así un éxito que empujó enseguida a las grandes marcas a incorporar este fenómeno y a comprometerse con artistas urbanos para crear estampados exclusivos para sus creaciones del prêt-à-porter. Se podría pensar que se trata de simples colaboraciones puntuales y aisladas, realizadas por algunas marcas concretas, pero el fenómeno toma cada vez mayor amplitud.

Si tuviera que describir esta tendencia diría que es algo así como la mezcla perfecta entre personalidad, originalidad y estilo underground. Pero a esa descripción le faltaría ese toque estrafalario que tiene la moda urbana actual donde lo mismo llevas una camiseta básica, lisa, one-colour que te pones una falda estampada con motivos que también encontramos en las fachadas de los edificios. Nunca se sabe, es “la moda del todo vale”, siempre y cuando todo guarde cierta armonía, y eso a mí me encanta.

Personalmente estaba cansada de ver siempre los mismos estilismos cortados bajo el mismo patrón. Las niñas con shorts y minifaldas idénticos y zapatos de tacón, los chicos cada vez más repeinados y encorsetados, e incluso los niños pequeños y los bebés, todos vestían prácticamente igual, sin personalidad ninguna. Si a una madre le dio un día por vestir a su bebé con un pijama con capucha de oso y gustó, ahora tenemos a miles de bebés por la calle disfrazados diariamente de ratoncitos, pandas e incluso conejitos graciosos. Muy cansino…

La moda urbana nos permite ser diferentes al que está al lado porque, aunque puedes comprar fantásticos diseños de grandes marcas, también puedes coger esa vieja camiseta que ya no te pones y acabar rediseñándola con dos cortes y tres manchas de pintura.

Y ese espíritu lo tiene Deef Now, tanto en sus gorras y mochilas como en sus camisetas, sudaderas y polos. La colección explanada es mi favorita. Reconozco que hay que ser valiente para llevarla y combinarla con gusto pero si lo consigues estoy segura que brillarás con muy poco. Algo similar ocurre con la colección corazones, aunque sigo prefiriendo la de la explanada por sus colores y sus divertidas curvas. Y pienso, además, que querer hacer legar la marca “alicante” por toda España, y fuera de nuestras fronteras (porque no), es todo un acierto, tanto en cuestiones de diseño como en cuestiones de marketing, pues aporta a la marca la personalidad que hoy en día muchas otras firmas han perdido.