Las claves para ser un buen manitas sin salir de casa

Hay una cosa de esta sociedad con la que estoy muy en desacuerdo, y es que cada vez que se rompe algo lo tiramos a la basura y compramos un producto nuevo para sustituirlo. Esto está destruyendo el planeta, ya que cada vez utilizamos más recursos, contaminando con gases invernadero la atmósfera.

Cómo no me gusta ver los polos derretirse, decidí hace un par de años que no iba a tirar un producto hasta que no estuviera totalmente inservible. La reparación y reutilización de productos no solo supone un gran ahorro de dinero, sino que te permite ayudar a cuidar al medio ambiente mientras te diviertes.

Si piensas que hay cosas que de ninguna manera puedes arreglar estás equivocado. Una cosa es que no tengas ni los conocimientos ni la técnica para reparar algo, y otra es que el bien a reparar sea irreparable. En este segundo caso no hay más opción que llamar a un especialista, pero en la primera no hay excusa. Hoy en día hay muchas guías en Internet que te enseñan todo lo necesario para reparar cualquier cosa, desde una mesa a tu propio coche. Nunca antes había sido tan sencillo aprender a reparar algo. Además, sino encuentras lo que buscas en Internet siempre puedes comprar un libro, que no necesita energía para trabajar.

Pues bien, si llegados a este punto del artículo te has animado a reparar algo, hoy vamos a darte algunos consejos que todo manitas, que se inicia en el mundo de las auto reparaciones, debe conocer. Antes vamos a darte un consejo, no tienes porqué salir de casa para conseguir materiales, simplemente puedes buscar lo que necesitas en páginas web especializadas, como Electricidad.tienda, una web especializada en la venta y distribución de todo tipo de material eléctrico en la que podrás encontrar cualquier tipo de cables eléctricos y mangueras para instalaciones interiores o exteriores.

Maneja las bases para ser un manitas

Un buen manitas debe de tener clara una premisa, el orden en el trabajo es imprescindible. A la hora de hacer cualquier reparación es muy importante para ahorrar tiempo tener todos los materiales y accesorios a mano. También es importante guardar y clasificar todos los recambios que tengamos, para poder encontrarlos de manera sencilla en un futuro.

También debe de saber limpiar, porque no solo basta con arreglar algo, sino que hay que dejar las cosas igual que como nos las encontramos. Para facilitar esta tarea es recomendable cubrir las superficies en las que se va a trabajar para manchar lo menos posible. Y no te olvides de limpiar bien las herramientas para poder utilizarlas otra vez.

Un consejo muy relevante, que he incumplido alguna que otra vez con nefastos resultados, es que la maña vale más que la fuerza. No intentes inventar soluciones dignas de los personajes Manolo Y Benito, si algo no te sale y estás estancado busca algún amigo o conocido que te pueda ayudar. Recuerda que si pides una herramienta debes de devolverla lo antes posible, no seas como Homer Simpson.

Por último, cuando vayamos a hacer una reparación y necesitemos materiales, compra un poco más de lo que necesites. Nunca sabes si vas a equivocarte, o una vez realizada la reparación te gustaría dejarlo de otra manera. Ahorras tiempo si compras algo más de los materiales que necesitas. Una vez clasificados y guardados pueden servirte para cualquier otra reparación o mejora.

Para finalizar queremos hablar directamente a aquellos que nunca han reparado nada, todos hemos pasado en algún momento por esta situación, y con la práctica todo se consigue. Si algo no te sale a la primera no te preocupes, porque la manera de aprender es practicando, practicando y practicando hasta que sale.