No puedo con este calor

El frío invierno provoca, en la mayoría de nosotros, el deseo de acelerar el tiempo para que el veranito pueda hacer por fin su entrada. Pero en muchas ocasiones, el calor del verano no es tan agradable como quisiéramos  y se despierta en nosotros cierta añoranza del frio del invierno.

Afortunadamente existen numerosos remedios para combatir las altas temperaturas.

Para sofocar el asfixiante calor del hogar es recomendable hacerse con un buen equipo de aire acondicionado. Existen en el mercado numerosas marcas de aire acondicionado, diferentes calidades y distintos precios, que es necesario comparar antes de realizar la compra en cuestión.

Las mejores ofertas en climatización se pueden encontrar en Garcia Guirado, especialistas en instalaciones eléctricas, calefacción y climatización desde hace más de 40 años.

En la calle se deben utilizar prendas flojas y frescas, preferiblemente de algodón o lino, que puedes encontrar en miticca

Es necesario abastecer despensa y nevera de alimentos refrescantes y ricos en agua como los siguientes:

Alimentos del verano

  • Frutos rojos, ya que poseen un alto contenido en antocianinas, lo que les otorga un potente efecto antiinflamatorio, mejora la circulación sanguínea, a la vez que reduce el estrés y beneficia el metabolismo.
  • El picante, ya que al aumentar la temperatura corporal, provoca la sudoración abundante.
  • Al igual que los alimentos picantes, las bebidas calientes como el té, también provocan un aumento de la temperatura corporal, y por ende, de la sudoración.
  • El vino y la cerveza, siempre con moderación, son igualmente muy aconsejables para hacer frente al calor del verano.
  • Los frutos secos, como las nueces, aportan gran cantidad de fibra y de energía. Lo mismo ocurre con las semillas de lino.
  • Los cereales integrales, como el arroz, ya que controlan los niveles de glucosa en la sangre.
  • Las frutas frescas como la manzana, la sandía, el plátano, son muy beneficiosas para combatir el calor debido a su alto contenido en antioxidantes, magnesio y por el elevado aporte de energía que suministra su ingesta.
  • Evidentemente un elemento imprescindible para sofocar el calor es el agua.

Es muy aconsejable reducir el consumo de proteínas durante la época estival, por eso no se debe abusar de alimentos, supuestamente refrescantes como el helado. Aunque éste produce un efecto refrescante al principio, finalmente son una fuente de calor, debido a su alto contenido proteico.

Otros alimentos que deben evitarse en verano son los siguientes:

  • Café y bebidas energéticas. La cafeína, contenida en muchas de estas bebidas energéticas, puede provocar deshidratación, además suelen contener grandes cantidades de azúcar.
  • Las bebidas alcohólicas. El efecto diurético del alcohol puede llevar a la deshidratación corporal, por lo que se recomienda su consumo moderado.
  • Grasas saturadas, debido a su alto aporte calórico.

Las elevadas temperaturas pueden ser muy peligrosas, sobre todo para grupos de riesgo, como los niños pequeños o los mayores de 65 años, y con ellos se hace necesario extremar las precauciones, y estar atentos ante un posible golpe de calor.

Los síntomas de un golpe de calor son: nauseas y vómitos, dolor de cabeza, sudoración alta, aceleración del ritmo cardíaco, fatiga, pérdida de conciencia.

Para combatir los efectos de un golpe de calor es necesario hidratarse y alimentarse adecuadamente, así como evitar el sol en las horas más calurosas. Ante la duda de un posible golpe de calor, es necesario refugiarse en la sombra y beber agua, y en caso de necesidad, acudir a urgencias.