Ropa para Jóvenes en Internet

Si hay algo que odio comprar es ropa para mi hija. Se puede pasar horas y horas probándose media tienda para luego no llevarse nada porque no le gusta cómo le queda o porque “la hace gorda”, aunque me gustaría a mí saber cómo algo puede hacerla gorda usando una talla 36, pero bueno, ese es un tema aparte.

Hoy en día la moda juvenil está cortada por el mismo patrón y entres a la tienda que entres, vas a encontrar el mismo tipo de camisetas, pantalones y minifaldas, así que no tiendo tanto problema para encontrar algo y esa manía de recorrerse todo el centro comercial en busca de un nuevo modelito cuando todos, absolutamente todos, son iguales.

Por ejemplo, he leído que Mango apuesta por los jóvenes aunque su ropa es para todas las edades, y yo me pregunto quién narices se cree eso. Mango, al igual que Zara o Inside (me las sé todas, eh?) está creada por y para vestir a los jóvenes y por muchas vueltas que quieran darle a los artículos que escriben sobre ellos siempre va a ser igual.

shutterstock_289262168reducida

Sin embargo, gracias a algún iluminado que me mandó una señal en forma de ratón de ordenador, encontré la web live4everteen.es que tiene las mismas prendas que el resto de tiendas pero con la ventaja de que se pueden comprar desde casa y así, mi hija, se sienta a mi lado en el ordenador y elige lo que le gusta y lo que no sin necesidad de patearme todo el puñetero centro comercial.

Supongo que algunas pensaréis que por qué no le doy el dinero y la dejo ir con sus amigas en caza y captura del nuevo modelito, pero es que no me fio un pelo de ellas y son capaces de comprarse solo falditas-cinturón, pantaloncitos diminutos y camisetas que apenas son un trozo de tela y una cosa es ir a la moda y ser moderna y otra cosa es pillar una pulmonía porque quieres ir enseñando cacho en pleno enero.

Por otro lado está el tema de los gustos porque otras jóvenes que conozco, hijas de amigas, entran en una tienda y les gusta todo y quieren comprarse todo y si pudieran dejarían la tarjeta de crédito a cero gastando pero es que mi hija es justo todo lo contrario porque nada le gusta, nada le termina de convencer y mira cada céntimo que gasta. Dice que para qué va a gastarse dinero en algo que no termina de gustarle y así, al final, lo que ocurre todos los años es que acaba comprándose dos tonterías y luego no tiene ropa para ir a clase, o para salir un sábado un poco más arreglada.

Conclusión: si tenéis hijas, sobre todo chicas, en esta edad tan complicada os compadezco a la hora de buscar ropa al igual que me compadezco a mí y alabo al Dios Bendito que inventó la compra online de moda.