Trucos para el mantenimiento de tu moto

Somos muchos los aficionados al mundo del motociclismo y aunque no todos, la gran mayoría poseemos una o varias motos que hacen de nuestro hobby una forma de ser que nos distingue en todos los aspectos de la vida. En nuestra afición invertimos muchas horas, y es que todos queremos tener nuestras monturas lo más bonitas y a punto posible, por ello en muchas ocasiones recurrimos a recambistas como Rebesa, empresa que hoy os recomendamos para que las motos luzcan y estén lo mejor que nuestros bolsillos nos permitan.

Unos buenos recambios son un punto muy importante en nuestras motos, pero a veces nuestra economía no nos permite hacer unos grandes desembolsos para tener la moto a punto, y es que además de ruedas y gasolina, nuestras monturas necesitan otros cuidados que en el post de hoy os acercaremos a través de unos trucos para que el paso por el taller o por el recambista sea algo puntual y no usual, por lo que además de aumentar la vida de nuestra moto, ahorraremos bastante dinero a medio plazo.

Filtros, correas, bujías…, son partes fundamentales de nuestra motocicleta, y como tal, un mal estado influye notablemente en el consumo. Por ejemplo, un filtro de aire sucio, una bujía muy gastada o una correa de transmisión estirada, entre otros, no solo nos harán correr el riesgo de que nos podamos quedar tirados en carretera, ya que si estos se rompen completamente pueden llegar a causarnos una avería grave, sino también un gasto. Por ello debemos cambiarlos en el momento preciso, el marcado por el libro del fabricante, y como ocurre con otros muchos recambios, debemos adquirirlos en un lugar de confianza y sin fiarnos en exceso de marcas muy desconocidas, no vaya a ser que el ahorro salga caro. Además si sabemos hacerlo ahorraremos aún más dinero, ya que el aceite, un filtro o una bujía suelen ser fáciles de cambiar, mientras que una correa no lo es tanto.

Debemos de prestar atención a la batería, ya que una batería convencional pierde en torno a un 0,15 por ciento a 0,2 de su carga cada día que no encendemos la moto, lo que supone un 4-5 por ciento al mes. Además, las baterías con el calor se descargan más rápido, con una tasa doble de auto-descarga por cada 10ºC por encima de los 25ºC, aunque como habitualmente usamos más la moto cuando sale el sol, la sensación es la inversa. Otro aspecto a tener en cuenta es que la unión de los bornes de la batería con los conectores de la instalación eléctrica ha de estar limpia para evitar así que exista resistencia en el punto. Otro truco es decantarnos por baterías que nos ofrezcan garantía nacional y europea, ya que así en caso de que nos quedemos sin carga durante un viaje, el fabricante nos cubrirá el cambio de batería.

El aceite es fundamental en el motor, ya que reduce los rozamientos internos evitando así que se rompan. Los fluidos cuentan con una vida útil determinada ya que con el tiempo y el trabajo que realiza, va perdiendo sus propiedades y con ellos, los rozamientos aumentan. Esto hace que el motor consuma más, pierda eficiencia y si no se cambia, se romperá. El fabricante del motor se encarga de establecer estos parámetros buscando un equilibrio entre coste de mantenimiento y necesidades del motor.

Ruedas y frenos, nuestra seguridad en sus manos

En estos aspectos no debemos escatimar ni un solo euro, y es que ahorrar en frenos, ruedas o suspensiones suele salirnos demasiado caro, ya que son elementos básicos en la seguridad que si descuidamos pueden derivar en que suframos un accidente que, seguro, nos saldrá más caro. No escatimar un euro  no significa que gastemos de más, tan solo que cuando nos toque el cambio de los componentes, debemos buscar bien y a veces encontraremos ofertas o promociones con las que, a pesar de gastar, ahorraremos dinero. Podemos encontrar componentes que no sean de primeras marcas como Hutchinson, que es una segunda marca de Michelin, Maxxis o similares que hacen buenas gomas a buen precio. Además, como truco, os decimos que con una rueda deformada o con una baja presión aumentaremos el consumo de gasolina, por lo que debemos revisar periódicamente las presiones según marca el fabricante, y más en verano, cuando usamos mucho la moto y encima sube el precio.