Comercio electrónico: Tú pedido al instante

Nadie podía pensar que comprando un producto desde tu ordenador estaría en tu casa al día siguiente, y si tienes mucha prisa, incluso también lo puedes tener en horas. Entregas en menos de 24 horas, cuentas y tarjetas virtuales para pagar en la red, mejor servicio de devoluciones y hasta transporte especial para garantizar la calidad de productos de alimentación son algunos ejemplos. El comercio online o electrónico nos ha convertido en consumidores más exigentes.

¿Cómo puede llegar tan rápido? Aquí es donde comienza una maquinaria casi perfecta. Para que el comercio electrónico haya tenido este auge, las empresas de mensajería y envío de paquetes son indispensables y han tenido que trabajar codo con codo. No en vano, frente a la compra física en la que, en la mayoría de las situaciones, uno se va con el producto adquirido, con la compra on-line siempre se nos viene a la cabeza la pregunta de cuándo lo tendremos en casa. Por eso, un sistema ágil y rápido de entrega y devolución de mercancías es clave y puede determinar el grado de satisfacción del usuario con la tienda online. Incluso puedes tener un coche en un día gracias al trabajo de empresas como Transportes Transthalia.

Según el Econsultancy Multichannel Retail Survey realizado en 2017, el 50% de los compradores on-line han abandonado el proceso de compra si no se les facilitaba el sistema de entrega del pedido. A la hora de elegir, el 31% prefiere una fecha fija y el 24% que el pedido llegue al día.

En un momento en el que las empresas de mensajería y de transportes estaban padeciendo de lleno las crisis, ya que la facturación de envíos había bajado, la llegada del e-comercio provocó una revolución y la salvación de los negocios.

Los operadores postales nacionales suelen ser empresas históricas que están sujetas a una obligación de servicio universal, que garantiza la prestación de determinados servicios con cobertura nacional, con unos determinados requisitos con respecto a la calidad, los niveles de precios y la frecuencia de entrega. Además de ofrecer servicios de entrega nacionales, también deben ofrecer servicios transfronterizos en cooperación con otros operadores.

Lo que provoca

El auge de la paquetería es tal que incluso aparecen nuevos negocios alrededor de ella. Como ha ocurrido en otros sectores, existen comparadores de precios y servicios que permiten elegir el servicio que mejor se adecúe a sus necesidades de tiempo y dinero. Por eso es posible tener en tu casa el pedido en menos de 24 horas. Eso sí, lo que no cambia es el envío gratis, eso es lo que más valora el cliente. El envío gratis sigue impulsando las decisiones de compra, ya que el 81% de los compradores online en España dijeron que el transporte sin gastos de envío es importante, y el 36% elige un tiempo de tránsito lento para tener derecho al transporte gratuito. Al final, la pela es la pela.

El comercio electrónico evoluciona y, con él, los retos a los que debe hacer frente. Y una cosa está clara: trimestre a trimestre crece de manera imparable. Según un estudio del Observatorio Cetelem sobre el ecommerce en 2017, el gasto medio ha crecido un 38% con respecto al año pasado, alcanzando los 1.954 euros. Por otra parte, un 27% de los consumidores afirma hacer, al menos, una compra a la semana por Internet, siendo el marketplace -sitio online con un catálogo de diferentes marcas el canal preferido para la adquisición de diferentes productos.

Lo que queremos

Según un estudio llevado a cabo en la Unión Europea, desde el punto de vista de los usuarios los aspectos más importantes en la entrega de productos son el tener unos precios bajos, que se pueda dejar el pedido en casa, que tengan notificaciones electrónicas y que se pueda hacer un seguimiento y localización del paquete, así como unas opciones de devolución satisfactorias.

Como puedes ver, el comercio electrónico ha revolucionado todo. Ha provocado cambios de hábitos de todas las personas, ha creado más trabajo a su alrededor y ha hecho que las empresas cambien su forma de pensar. Todo ello para hacer que el cliente esté satisfecho y vuelva a hacer click.