Como viajar con tu mascota

<

Comparte este articulo

Las mascotas son un miembro más de la familia. Cada día existe una mayor conciencia sobre el trato que debemos dar a nuestros peludos (o cualquier animal del que uno se hace cargo). Afortunadamente, ya no es una obligación dejar a la mascota en casa cuando vas de viaje, te mudas o simplemente tienes que ir a algún lugar y no dispones de medio de transporte.

Empresas de todo tipo se encargan de gestionar vuelos o embarques internacionales. Servicios que trasladan mascotas de una ciudad a otra, o simplemente, te la llevan al veterinario. La oferta es variada y cada vez mas amplia.

Los profesionales de Animales por avión, destacan la posibilidad real de viajar con tu mascota aunque no compartas espacio con ella. Existen empresas que dedican su esfuerzo y profesionalidad a lograr que los transportes se realicen de la mejor manera posible.

Ahora, puedes viajar a cualquier lugar sin problema. Tu mascota llegará al mismo destino que tú. Muchas compañías aéreas permiten viajar con mascota. Con todavía, muchas restricciones en cuanto a peso y tamaño, por ello empresas externas a las compañías, ofrecen ese servicio. Para facilitar el acceso a todos los que demanden el servicio.

Es más fácil todavía cuando el transporte se realiza en el país. En España ya contamos con profesionales cualificados que se encargan de recoger a la mascota en la puerta de casa y entregarla en el destino. Sin demoras, sin estrés y prestando todas las atenciones que sean requeridas por el cliente (en este caso el animal). Así, estos choferes animalistas, se adaptarán a las necesidades básicas o más particulares de cada uno.

Por tierra

Estos son los traslados más sencillos, en un vehículo. Si vas de vacaciones a cualquier parte del país, el avión o el tren no te inspiran demasiado para que tu animal viaje en él, puedes contratar los servicios mencionados.

Deberás tener en cuenta algunos aspectos antes de contratar el servicio. La propia compañía te dará indicaciones sobre la documentación necesaria y todo lo que debes aportar para que el viaje sea cómodo. Por suerte, las restricciones cada vez son menores y ya hay empresas que eliminan el uso de trasportines en el vehículo.

Este hecho se traduce en menos estrés para el animal y más tranquilidad para el dueño. Ahora los vehículos se acondicionan para que cada animal, tenga su propio espacio. Si bien son meras jaulas gigantes, no limitan el movimiento del animal en la misma medida que los trasportines.

Las sujeciones tampoco son, por tanto, tan agresivas. Pueden llevar sus camas, si de un can se trata y sentirse como en casa. Los encargados de hacer el viaje con ellos, están cualificados (o deberían) para atenderles en caso de que surja algún problema. Debes asegurarte de que así sea. Que tu animal cuente con un auxiliar veterinario durante el viaje, es una garantía de que su sucede algún imprevisto, sabrá que hacer. Además que están capacitados para administrar medicación si procede.

Para trayectos cortos, encontramos servicios de taxi para mascotas. Igual que en el otro caso, proporcionados por amantes de los animales y cualificados para desarrollar la labor. Algunos cuentan con vehículos en los que se elimina totalmente el sistema de jaula. Van como si fueran en un vehículo particular. Por si fuera poco, muchos ofrecen la posibilidad de viajar con tu mascota.

Si te mueves dentro de la ciudad, capitales como Madrid o Barcelona, permiten el acceso de mascotas en sus servicios de transporte público. Metro y Cercanías con unas normas más que aceptables y muy pocas restricciones. En cuanto a los autobuses, se limita a animales pequeños que vayan en su trasportín. Algo comprensible dadas las limitaciones propias del autobús respecto al tamaño.

Por aire

Aquí podemos entrar en pánico. Toca viajar en avión, al extranjero. Por circunstancias varias, ocio, trabajo… Las compañías no son especialmente flexibles en los asuntos animales, aunque poco a poco, van tomando conciencia del mismo.

Igualmente pueden viajar. Siempre lo han hecho de algún modo y con mil restricciones y malas condiciones que cada vez, han ido mejorando. Para estos casos, empresas de transporte aéreo como ya hemos mencionado, se encargaran de llevar a tu mascota.

Conocedoras del medio, estas empresas, sabes mejor que nadie como deben hacer para que el traslado de tu mascota, no sea una experiencia nefasta para ninguna de las partes.

Se encargan de la gestión, el traslado al aeropuerto, del aeropuerto al destino. Tramites de aduana si los requiere e incluso, si tu vuelo no coincide con el suyo, se hacen cargo del animal hasta el momento justo del embarque.

Ellos son conocedores de los requisitos veterinarios que deben cumplir los animales para salir de un país y entrar en otro. Por ello te facilitan notablemente la tarea. Aunque no es una imposición, puedes hacer por tus medios todas las gestiones.

Quizá lo peor del viaje en avión, es que tienen que ir en un trasportín. Este debe ser homologado y cumplir con la normativa correspondiente. La propia empresa puede ayudarte con ello. Cuentan con distribuidores que disponen del que sea adecuado para tu mascota.

Por mar

Esta es la opción menos contemplada. Probablemente porque se trata de un medio de transporte lento y cuyo viaje, puede resultar tedioso incluso para una persona.

Sin embargo puedes llevar a tu mascota en el barco. Los de travesías largas, disponen de casetas aisladas donde colocar a los animales. Lo malo es que están lejos de sus propietarios; lo bueno, que el propietario puede sacarlos a pasear por la cubierta e ir a verlos.

En barcos de corta travesía, se limita el acceso a mascotas pequeñas que vayan en su trasportín. Siempre se les colocará en una zona del barco destinada a ellos.

Hemos avanzado mucho en lo que al transporte de mascotas se refiere. Aún queda un largo camino, pero cada vez, se hace más rápido. Lo positivo, muy positivo es que los amantes de sus mascotas, cuentan ya con opciones de transporte que hace tan solo unos años, eran impensables.

Ahora si te toca viajar y eres de los que no sale sin su mascota, solo tienes que decidirte por una de las opciones mencionadas. No olvides tener en cuenta las recomendaciones del veterinario a la hora de planificar el viaje y disfruta de tu escapada.

 

 

Más para explorar

Caprichos

10 autorregalos que convertirán tu hogar en un lugar zen.

Integrar el zen en el hogar va más allá de simplemente decorar con elementos minimalistas o añadir toques de inspiración oriental. Se trata de crear un ambiente que promueva la tranquilidad mental, la conexión con uno mismo y el equilibrio emocional. Desde la disposición del espacio hasta la elección de los muebles y la incorporación de prácticas como la meditación, cada aspecto del entorno doméstico puede influir en nuestro bienestar y calidad de vida.

Moda

Cabello rizado: de vuelta a lo natural

El cabello rizado se ha asociado durante muchos años con la belleza y la individualidad. Sin embargo, en las últimas décadas, muchas mujeres han alisado