El comercio electrónico mantiene la industrá logística y el transporte

Si tuviéramos que decidir una de las cosas que más cambios ha ocasionado para la sociedad en los últimos años, es probable que decidiéramos el comercio electrónico. La verdad es que no es para menos, porque se trata de una cuestión que ha transformado por completo la realidad en la que nos movemos y que encima se ha hecho más evidente con la llegada de la pandemia del COVID-19. No cabe la menor duda de que el ecommerce es una de las cuestiones que más agradece la gente a día de hoy. Y es que no solo es más cómodo, sino que nos permite ahorrar el tiempo y dinero que invertimos en el transporte.

De hecho, hay algunos expertos que consideran que el desarrollo del comercio electrónico ha jugado un papel fundamental en lo que tiene que ver con la salida de España de la crisis económica del año 2008, que dejó unos datos realmente terroríficos en España y de los que ya hemos salido, por suerte. Tenemos mucho que agradecer al comercio electrónico. Y la verdad es que hablamos de una de las cuestiones que no ha parado de crecer en los últimos años.

Una noticia que fue publicada en la página web IT Seller aseguraba que el comercio electrónico ha aumentado su cifra de negocio en un 67% en España. Se trata de un dato que pone de manifiesto la relevancia que ha tenido una cuestión como esta durante los últimos meses y que no cabe la menor duda que ha prestado un servicio tremendo a la sociedad. Lo mejor de todo es que hay un margen de mejora considerable para todo lo que esté relacionado con el comercio electrónico en los años que están por venir. Y está claro que eso es por algo.

El portal web del diario ABC aseguraba, en una de sus noticias, que el crecimiento del comercio electrónico en las diez semanas anteriores al 18 de noviembre de este año había sido el mismo que durante los cinco años anteriores, algo que deja claro el peso que le otorgamos los españoles a una modalidad de comercio como de la que venimos hablando. Es evidente que que esto va a seguir en ascenso en los próximos tiempos y que el comercio electrónico ha venido para quedarse definitivamente entre nosotros. Si tiene la misma repercusión para salir de la crisis que tuvo para abandonar la de 2008, bienvenido sea.

Una salvación para el sector de la logística y el transporte

El desarrollo del comercio electrónico, como hemos dicho en otras ocasiones, ha sido una verdadera salvaguarda para diferentes tipos de economías. Pero de lo que no cabe la menor duda es de que ha sido una auténtica bendición para un sector como el de la logística y el transporte. Así nos lo comentan desde Cargolink, cuyos profesionales nos han trasladado en una conversación reciente que un porcentaje importante de todos los desplazamientos que cubren a día de hoy transportan mercancía que ha sido pedida por empresas o por particulares a través de Internet.

La verdad es que no es para menos. El sector del que hablamos vivía una profunda crisis entre los años 2008 y 2014, como seguro que sucedía en buena parte de las actividades económicas del país. Pero ha conseguido alzar el vuelo desde entonces, principalmente a causa de la brutal confianza que demuestra tener la gente en el comercio online, una confianza que antes no existía pero que se ha desarrollado como consecuencia de una mayor apuesta por la ciberseguridad. Desde luego, nadie duda de que el comercio electrónico es, a día de hoy, un pilar básico en la vida de la gente y la supervivencia económica de cualquier zona geográfica.

Está claro que todo lo que venimos comentando va asociado a una mayor potenciación del marketing digital, que ha sido tremendamente importante a la hora de digitalizar el comercio. De no haber sido por esto, ¿qué hubiera pasado durante el confinamiento al que hemos estado sometidos durante los meses de marzo, abril y mayo? La economía se hubiera hundido todavía más que lo que lo ha hecho. Es algo de lo que ya no queda ninguna duda al respecto.

Estamos convencidos de que el comercio electrónico va a seguir creciendo de cara a los años que están por venir. Es evidente que cada vez más gente confía en este tipo de comercio. Y es que lo que se gana en comodidad no es baladí. Desde luego, es algo de lo que todo el mundo se está dando cuenta y que está haciendo que la valoración del comercio electrónico siga creciendo tan rápido como la espuma. Seguro que la tendencia no solo sigue viva, sino que crece, más pronto que tarde.