El plástico biodegradable, una apuesta por la calidad, la sostenibilidad y la utilidad de las bolsas de plástico en España

El volumen de compras que se realiza en el mundo a día de hoy es uno de los principales responsables del consumo de plástico en nuestro entorno. Es evidente que ese plástico es necesario puesto que se necesita un recipiente en el que llevar todas nuestras compras. Pero de lo que no cabe la menor duda es de que se puede sacar mucho más provecho de las bolsas de plástico que adquirimos en diferentes centros comerciales y tiendas. Esta es una de las claves para tratar de reducir el impacto medioambiental que genera el excesivo uso de plástico.

Claro está que una de las cuestiones que son necesarias para conseguir este propósito depende directamente de las empresas que generan y producen las bolsas de plástico. Esas empresas necesitan producir bolsas que, ya sea por su capacidad o por su resistencia, sean realmente útiles para las personas que las van a usar con el objetivo de cargar con sus compras hasta que llegan a casa. Es evidente que si una bolsa es poco útil se va a mantener muy poco en manos de los consumidores. Esa bolsa pronto estará en un vertedero.

Las bolsas de plástico que son grandes y resistentes son realmente útiles para los consumidores en términos de comodidad y de seguridad para los productos que compran, evitándose así los problemas derivados de posibles golpes y rasguños. Si, además, son biodegradables y contribuyen de manera importante al cuidado de nuestro medio ambiente, todavía mejor. Por fortuna, son muchas las personas y también las empresas que valoran disponer de este tipo de bolsas tanto por la comodidad que les proporciona tanto a sí mismos o, en el caso de las empresas, a sus clientes. Así nos lo han contado desde Bioplásticos Genil, una de las entidades dedicadas a producir este tipo de bolsas.

Para las empresas, la rentabilidad de adquirir bolsas como las que hemos descrito es bastante grande. Y es que ayuda a mejorar su imagen ante el mundo. En primer lugar, porque consigue bolsas que resisten y son realmente útiles para sus clientes. Por otra parte, porque manifiestan de esta manera su compromiso con el medio ambiente, algo que está muy valorado en los tiempos que corren y que además cuenta con el apoyo de un sector público que puede ayudar a financiar las ayudas que se hagan en pos de mejorar el medio ambiente.

España necesita reducir su consumo de plástico

Nuestro país, al igual que sucede con el resto de países desarrollados, necesita que la cantidad de plástico que consume sea cada vez menor. Una noticia publicada en el diario La Vanguardia informaba de que en nuestro país se sigue consumiendo un total de 180 bolsas de plástico por habitante y año. Y somos 46 millones de personas las que habitamos este país. Es evidente que algo hay que cambiar. Y que hay que hacerlo más pronto que tarde si no queremos sufrir las consecuencias.

Hablamos de las consecuencias climáticas, porque de las económicas ya nos hemos dado cuenta. En enero de 2018 el diario El Progreso, de Lugo, informaba de que España empezaba a pagar por cada una de las 8.500 millones de bolsas de plástico que usa. Seguro que al ir al supermercado a comprar nos dimos cuenta de ello. Y seguro que muchos se indignaron. Pero es más indignante no apostar por productos que nos ayuden a cargar la compra sin contaminar.

El plástico biodegradable se ha convertido en la mejor alternativa para conseguir bolsas que no dejen de servir para cargar nuestros productos pero que no contaminen. Esa es la razón por la que mucha gente ha comenzado a confiar en ellas. Y es que, si conseguimos algo que nos permita seguir haciendo nuestra compra con comodidad, estamos dispuestos a luchar por el medio ambiente. Es una cuestión que todos los fabricantes de bolsas deben tener en cuenta a partir de ahora y que no deben olvidar.

La Tierra vive unos años que van a ser cruciales en lo que respecta a su futuro. Empiezan a agotarse algunos de los recursos de los que se han dependido durante muchos años y es conveniente cambiar la manera de enfrentarnos a según qué cosas. El plástico biodegradable es una de las maneras en las que más se está confiando de un tiempo a esta parte y es evidente que así lo va a seguir siendo. De este material depende buena parte de las posibilidades que tenemos de mejorar el medio ambiente.