Medir la temperatura, medida contra el coronavirus

Vivimos una época distinta. Todo ha cambiado por culpa de la llegada del COVID-19. Hay una series de medidas que han llegado para quedarse. La mascarilla parece que será un clásico para los próximos meses. Por supuesto, la distancia social y la limpieza de manos tiene que estar siempre presente. Pero también a partir de ahora se nos va a controlar la temperatura. Y es que, el tener fiebre puede ser un síntoma claro de tener la enfermedad.

Se ha demostrado que el coronavirus es una enfermedad infecciosa que se propaga al entrar en contacto con una persona infectada. Este nuevo virus, que comenzó en la ciudad china de Wuhan, causa fiebre y problemas respiratorios, por lo que es muy importante separar a las personas con fiebre de las demás en los aeropuertos, escuelas, hospitales, hoteles, resorts, estadios deportivos y otras áreas públicas donde hay mucha gente yendo y viniendo. Y una de las formas que pueden tener para este control, es la medición de temperatura.

Cómo funcionan

Por eso, una de las herramientas que tenemos es la de medir la temperatura gracias a unas máquinas, denominadas cámaras termográficas. Un arma rentable y eficiente, que detecta a una persona con fiebre en áreas públicas y aeropuertos. Si quieres saber cómo funcionan, nos ponemos en contacto con Ibertronix, que llevan años ya fabricando estas herramientas. Sin embargo, ahora se han puesto de moda por este motivo.

Las cámaras térmicas toman radiación infrarroja de los objetos por encima de la temperatura absoluta de 0 K y luego crean imágenes y obtienen valores de temperatura, con estos valores podemos detectar qué persona tiene temperatura alta en un grupo de personas y luego podemos separarlos para realizar más pruebas”, explican con detalle desde la empresa.

Está claro que tenemos que convivir con el virus, pero se puede hacer de una manera más tranquila. Si tenemos estas cámaras térmicas portátiles en casa o en la oficina, pues nos brindan la libertad de movernos de un lugar a otro para detectar la fiebre y no necesitan que la cámara esté conectada a un ordenador para ver la temperatura.

Para los colegios

De esta manera, las cámaras térmicas portátiles se pueden usar en lugares donde la epidemia ha estallado o si cree que una persona ha infectado a otros y requiere una detección rápida para controlarla. Con este sistema de detección de fiebre en lugares públicos con cámaras termográficas podrás actuar con rapidez y eficiencia. Ahora que todo el mundo tiene dudas sobre cómo será el regreso a las aulas de los más pequeños, se hace indispensable contar con esta máquina en los colegios.

Pero no solo puede servir para los centros escolares, es una cámara ideal para la recepción de hoteles y locales. Es la mejor forma de controlar el acceso de personas. Tiene un tamaño reducido y permite una lectura correcta de temperaturas hasta una distancia de 2 metros. Puede obtener cuatro puntos de temperatura dentro de la termografía. Se tiene que conectar a un PC.

Es idónea para la entrada de locales comerciales, hoteles, restaurantes…

  •     Precisión ±0.5ºC
  •     Detección facial para filtrar cualquier objeto caliente de la escena
  •     Rango de temperatura 30º ~ 45ºC
  •     Detección de hasta 4 personas
  •     Medición de temperatura hasta 2 m
  •     Señal sonora de exceso de temperatura
  •     Captura de imagen térmica por exceso de temperatura
  •     Conexión por USB-A o USB-C a PC
  •     Plug & play. Software de PC incluido
  •     Ideal para uso como sistema autónomo en pequeños comercios
  • Además, no te preocupes porque es muy fácil de usar. El software incluye función térmica + cámara HD para temperatura corporal en display sincronizado, transmisión en video remoto, captura automática de alarma, alarma acústica y grabación de video.

Para lugares más amplios

No obstante, la tecnología está permitiendo más avances. También se puede controlar el acceso a los lugares más amplios como bares o museos con las modelos de cámara termográfica CG320. Estas permiten la medición de temperatura en espacios amplios con acceso a público. Sus diferentes ópticas ofrecen gran versatilidad para capturar imágenes desde 0,5  hasta 30 metros de distancia. Es una cámara ideal para detectar fiebre en espacios amplios, también se puede instalar en exteriores con carcasa de protección y estabilización de temperatura interna.

Está claro que hasta que no haya vacuna, y eso parece que va para rato, tenemos que aprender a convivir con el maldito virus. Por eso, una de las opciones de control de temperatura es lo mejor que podemos hacer.