El diagnóstico precoz de las varices, fundamental para su tratamiento

Las varices, o insuficiencia crónica, lejos de ser un simple problema estético, suponen un serio problema de salud, y muchas personas que las padecen, ni siquiera son conscientes de su gravedad. Además de afear el aspecto de la piel, esta patología, puede provocar enfermedades cardiovasculares importantes, por lo que si tienes varices, desde aquí te aconsejamos consultarlo con tu médic@ antes de que sea demasiado tarde y se haga necesario recurrir soluciones drásticas, como la cirugía.

¿Qué son las varices?

Son venas hinchadas debido a una acumulación anormal de sangre que hace que las venas se ensanchen y se dilaten.  Por eso, es normal que cuando una persona pasa mucho tiempo de pie, la sangre se le acumule y las venas se le hinchen.  Esto también ocurre cuando hace mucho calor.

Aunque las varices suelen afectar más a las mujeres, también es común den los hombres, y pueden aparecer en las piernas, el esófago, la región anal o los testículos.

¿Por qué son tan peligrosas?

Las varices son mucho más que un problema estético ya que la dilatación de la vena dificulta su función, que es la de devolver la sangre al corazón, y por tanto, el flujo va en sentido contrario, es decir, se invierte, lo que provoca un aumento de la dilatación y otros problemas como edemas, hinchazón de la pierna o, incluso úlceras o flebitis, entre otras enfermedades.

Las causas de las varices

Las varices pueden tener un origen genético. Algunos caso de varices primarias, se deben a un defecto en las válvulas encargadas del retorno de la sangre al corazón, lo que provoca que se acumule en la vena y ésta se hinche.

Las personas que pasan mucho tiempo en la cama pueden sufrir tromboflebitis, coágulos de sangre que dificultan la circulación.

Las varices también pueden aparecer durante el embarazo, pero son secundarias y por lo general, desaparecen entre las dos y tres semanas después del parto.

Principales síntomas

  1. Pesadez en las piernas
  2. Venas visibles
  3. Edema
  4. Hinchazón
  5. Dolor y calambres
  6. Sensación de acorchamiento.
  7. Úlceras venosas, dermatitis ocre o sangrado

Cómo prevenirlas

A día de hoy, las varices no pueden prevenirse, si bien es cierto que adoptar hábitos saludables, practicar ejercicio físico de forma regular, evitar el sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo, contribuyen a reducir el riesgo de sufrir varices.

Tipos de varices

  • Varices superficiales

Son el tipo más frecuente. También se llaman arañas vasculares y son varices de pequeño tamaño, pero muy visibles. En este punto, ya hay que empezar a preocuparse.  

  • Varices tronculares

Aparecen en distintos grados de dilatación y son las varices propiamente dichas, es decir venas dilatadas, en algunos casos mucho más visibles que en otras.

Diagnóstico y tratamiento

Si crees que tienes un problema de varices, consulta con un especialista de cirugía vascular a fin de que pueda dar un primer diagnóstico al respecto. Un eco-Doppler venoso suele dar información más concreta de la anatomía de la variz y sobre las opciones terapéuticas que se pueden establecer.

El tratamiento farmacológico se dirige a aliviar los síntomas y resultan bastante eficaces. Los más empleados son Daflón (diosmina), Venosmil (hidrosmina) y Venoruton (oxerutinas), entre otros. También hay plantas medicinales como el castaño de Indias, ruscus, vid roja, ginkgo biloba y hamamelis.

En la actualidad, Artestetica, ofrece los mejores tratamientos para las varices. La experiencia de sus médicos, la profesionalidad de su equipo, su formación continua y la alta tecnología utilizada en sus tratamientos, les ayudan a conseguir el bienestar y la satisfacción de sus clientes. Son especialistas en tratamientos con y sin cirugía y utilizan la tecnología más vanguardista para ofrecer los mejores resultados a sus pacientes. Todos sus tratamientos pasan pruebas exhaustivas donde comprobamos su eficacia y descartan aquellos que no superan un alto nivel de calidad, seguridad y durabilidad en el tiempo.

Cómo aliviar los síntomas

  • Utilizar medias de compresión
  • Evitar la exposición al sol durante largas horas,
  • Aplicar duchas de agua fría en las piernas, en círculos ascendentes.
  • Evitar permanecer de pie durante mucho tiempo
  • Utilizar geles de efecto frío
  • Tumbarse y elevar las piernas por encima de la altura del corazón,
  • Caminar por la playa y bañarse de vez en cuando
  • Evitar el sobrepeso, la obesidad y la vida sedentaria
  • Evitar la ropa ajustada
  • Utilizar calzado cómodo
  • Hidratarse
  • Utilizar protección solar todo el año