Salones pequeños con mucho encanto

¿Quién dijo que los salones pequeños no merecían el tiempo dedicado a su decoración? Todo el mundo, o casi todo el mundo, prefiere tener un bonito, luminoso y gran salón comedor decorado para revista de diseño pero el 80% de los mortales tenemos un salón de tamaño medio, y de esos, un porcentaje también bastante alto tiene un salón más bien pequeño en el que o pones la mesa para comer o pones un pequeño sofá a modo de estancia de descanso. Así que dejémonos de decoraciones perfectas de casas de lujo y vamos a lo que importa: los muebles y la decoración perfecta para un salón pequeño.

Para empezar hemos de saber que hay 7 reglas de oro para decorar un salón, tenga el tamaño que tenga, y que todas esas reglas nacen de la base de que el salón comedor, o sala de estar, va a ser el lugar más importante de la vivienda: donde recibes a las visitas, donde pasas el tiempo viendo la televisión, leyendo un libro o cenando.

Regla número 1: Forma y Características

No es lo mismo tener un salón cuadrado, que ovalado, o tener una pared esquinera o no tenerla, por eso es de vital importancia que antes de decidir cómo vas a decorar o amueblar tu salón midas perfectamente la estancia. Cada milímetro puede ser crucial y por eso debes anotarlo todo e incluso hacerte un croquis si es necesario. Por ejemplo, si tienes un hueco justo debajo de la ventana puedes crear un perfecto espacio para la lectura instalando un banco de madera debajo con unos buenos cojines, y si además ese banco tiene el asiento elevable ganarás mucho en espacio para almacenaje.

Como ves, cualquier rincón es válido para crear magia así que visualizado todo bien y luego elige correctamente los muebles de salón.

Regla número 2: Los Muebles con cabeza

Según Muebles Sáez, expertos en decoración y muebles de interior, lo principal es tener claras nuestras prioridades y necesidades para no fijar nuestra atención en aquellos muebles que, realmente, no vamos a utilizar. Por ejemplo, podemos enamorarnos perdidamente de una lámpara de pie estilo vintage pero ¿realmente la necesitamos? ¿Vamos a utilizarla? Tal vez, si nuestro salón es demasiado pequeño, es mejor que utilicemos ese espacio en otra cosa que sí vayamos a necesitar.

Regla número 3: todo lo que compres A Medida, es más caro

Puede que quieras llenar un rincón, o una pared completa, con una estantería de obra, o con una estantería de diseño a medida, y seguro que quedaría fantástico pero has de saber que este tipo de mobiliario puede llegar a costarte hasta cinco veces más que una estantería prefabricada y, si sabes elegir correctamente y combinar bien aquello que compres, el resultado puede ser igual de maravilloso.

Regla número 4: Usa la Chaise Longe

En los salones pequeños, o salas de estar, la gente suele optar por las butacas o los sofás de dos plazas buscando no recargar demasiado el espacio, pero os sorprendería muchísimo saber que las chaise longge aprovechan el espacio totalmente y aportan una gran superficie para descansar al tiempo que dejan libre otros espacios de la estancia.

Regla número 5: ¡Viva el minimalismo!

Puede que tu madre quiera llenarte todo el salón de objetos de decoración, cuadros y otros enseres pero te adelanto que esto será un error garrafal por muchos motivos. Para empezar, cuantas más cosas tengas en el salón más tendrás que limpiar y más a menudo, y para continuar, cuantos más objetos expongas más pequeño parecerá todo. Lo mejor es que evites recargar todo: usa cuadros pequeños, evita las alfombras y busca la luminosidad.

Regla número 6: Usa la cabeza

Hay ciertas técnicas que puedan darnos un mayor espacio en cualquier estancia como, por ejemplo, la spuertas correderas, los muebles estantería, los espejos, los vinilos decorativos, etc.

Regla número 7: Colores claros, neutros, y blancos

Evita los tonos oscuros, pues éstos hacen que las estancias aún parezcan más pequeñas y agobiantes. Opta por los tonos neutros, blancos, grises y beiges y luego añade algunos toques de color con el textil de la estancia, un par de cojines o algún objeto decorativo.

Consejo Extra: Nunca, jamás te dejes guiar por los gustos de los demás. Sigue tu instinto.