Conocer Sevilla desde un gran hotel es el mejor capricho

Si lo que quieres es concederte un capricho a ti mismo, sorprender a tu pareja con un detalle especial, agasajar a algún amigo o tienes un compromiso muy especial y deseas estar a la altura, en Sevilla encontrarás unos preciosos hoteles que responden a todas y cada una de tus necesidades, ya que están pensados para satisfacer la búsqueda de la exclusividad y de una experiencia singular a través de la profesionalidad de su personal, su servicio exclusivo y sus instalaciones inmejorables y que cuentan con la máxima comodidad.

La realidad es que a lo largo y ancho de la capital andaluza existen un sinfín de hoteles, sin embargo, la realidad es que pocos guardan tanta historia en su interior como el hotel Mercer Sevilla. Su ubicación, en el centro de la ciudad, es realmente excepcional, si lo que se desea es pasear tranquilamente por el centro histórico de la ciudad saboreando sus rincones y sus patios típicamente andaluces, puesto que se encuentra cerca de la plaza nueva y junto a la emblemática plaza de toros de la maestranza, en un bello edificio que data de 1880. Además, el hotel está asentado en un palacete conocido como la Casa Palacio Castelar del que se ha conservado su majestuosa escalinata y la estructura original de la edificación que gira en torno a un patio central típicamente andaluz, en cuyo centro el murmullo del agua de una fuente, uno de los elementos decorativos típicos de la cultura mudéjar, arrulla a los huéspedes que se sienten protegidos por una espectacular cúpula que baña este patio de luz natural.

Sevilla es una ciudad enormemente atractiva para visitar, una ciudad milenaria, por la que han pasado distintas civilizaciones y culturas que han dejado su huella en ella, pero también es arte, tauromaquia, baile, flamenco, religión, artesanía o música, porque en ella se han inspirado sus autores para crear más de 100 obras de ópera, entre las que destacan las mundialmente conocidas “El barbero de Sevilla”, “Las bodas de Fígaro”, “Don Giovanni” o “Fidelio”. En esta ciudad, además, la UNESCO, en el año 1987, incluyó tres importantísimos monumentos en su catálogo de Bienes de Patrimonio Mundial de la Humanidad, que son:

  • La Catedral. Rematada en el año 1506, fue construida sobre utilizando como base una gran mezquita, actualmente con sus cinco naves, es el edificio de estilo gótico más grande de Europa, destacando en ella su retablo mayor que preside la nave central. Este retablo, cuya construcción se inicia en el año 1482 y se remata en 1564, está considerado como el más grande de toda la cristiandad y una de las estructuras de madera policromada más espectaculares de su tiempo, posee en sus 30m. de alto por 20m. de ancho, un conjunto de cuarenta y cuatro relieves y más de doscientas figuras de santos, en el que destaca el remate del retablo, un calvario gótico del siglo XIV, anterior a la construcción del retablo. Solamente dos elementos se conservaron de la construcción árabe, el patio de los naranjos y el campanario conocido como la “Torre de la Giralda” y considerado como el mejor campanario manierista de Europa.
  • El Real Alcázar. Esta edificación es un referente claro de la arquitectura mudéjar en España. En sus orígenes fue una fortaleza construida por los musulmanes para controlar el paso por el río Guadalquivir, pasando a ser centro de la vida oficial y palacio de Al-Mubarak, el Bendito, hasta que los reyes de castilla conquistan el territorio árabe y se convierte en la sede de la corona castellana. Hoy en día es el palacio real europeo más antiguo que se encuentra todavía en uso.
  • El Archivo de Indias. De estilo renacentista Herreriano, fue mandado construir en el año 1785 por el rey Carlos III con el objetivo de centralizar en un único lugar la documentación referente a la administración de las colonias españolas. Hoy es testimonio de un pasado glorioso y un referente en el estudio de la presencia de España en el descubrimiento de América.

Otros atractivos de Sevilla

La capital andaluza ofrece a sus visitantes un sinfín de itinerarios en función de lo que deseen conocer y es que más allá de los tres monumentos catalogados por la UNESCO, la realidad es que existen muchos más rincones que son solo conocidos por quien pasea tranquilamente por sus calles. Además, Sevilla también es una ciudad muy activa y conocida mundialmente por la Exposición Universal de Sevilla 1992, a la que se le conoce de forma popular como “Expo’92 ” o “la Expo”.